24 de agosto de 2010

Besame mucho: cómo criar a tus hijos con amor


En contra de otras teorías que propugnan una educación rígida o conductista, este libro defiende una educación de los hijos basada en el amor, el respeto y la libertad. Las abundantes referencias antropológicas explican el por qué de muchos comportamientos infantiles, tales como el llanto o el sueño. Entenderlos supone conocer mejor las causas que hacen que nuestros hijos actúen de una forma determinada y que, en ocasiones, resulta irracional para un adulto.

El libro tira por tierra muchos de los actuales consejos dados por profesionales, al considerar que van en contra de la propia naturaleza y de los sentimientos maternos más profundos. Así, por ejemplo, aboga por tomar al niño en brazos cuando llora y considerar que el hecho de que un niño se despierte varias veces por la noche es absolutamente normal.

Nueva edición revisada y actualizada por su autor

8 comentarios:

  1. Magnífico libro, un indispensable desde mi punto de vista. Cualquier cosa que diga este señor, me parece indispensable.

    Yo lo leí mientras estaba embarazada, este y Un regalo para toda la vida. Y después los he releído varias veces y han estado mucho tiempo en mi mesilla de noche a modo de consulta.

    No os los perdáis.

    ResponderEliminar
  2. Yo también lo he leído y me encanta, ¡abajo Estivill!.

    ResponderEliminar
  3. Di que si Conchi.
    Yo me acabo de hacer con él así que en cuanto pueda me pongo a leerlo pero de momento que tenga un poco más de publicidad

    ResponderEliminar
  4. Debe de estar muy bien, me lo apuntaré en mi lista de libros interesantes para leer. Pero como futura psicóloga (a falta de unas cuantas asignaturas), os digo que una educación conductual no es equivalente a una educación rígida. Yo siempre digo que los extremos nunca son buenos, lo importante es descubrir el equilibrio. Ni el llanto del niño a veces es tan aprendido como dicen algunos conductuales, ni otras veces es "tan natural" como dicen otros, pues no hay que olvidar que también aprenden a llamar la atención...
    Espero haberos liado más con mi comentario...un besito a todas!!!

    ResponderEliminar
  5. Gracias por visitar mi blog!
    Haces unos broches preciosos!!!
    Besitos y visítame cuando quieras.

    ResponderEliminar
  6. Sisi, M. José, pero es que a mí me llegaron a regalar el libro del Estivill como si fuese la solución a todos mis problemas, como si lo que yo hiciese estuviera mal y mira por donde encontrar a alguien que publica lo contrario me ha gustado. Jajaja
    Por cierto, será que no funcionó en m icaso lo del Estivill porque lo puse en práctica 10min. Al 11 no me dio la gana seguir oyendo llorar a mi hija. He sido mucho más feliz practicando el colecho

    ResponderEliminar
  7. Bueno, lo que no habremos probado... leido... escuchado... las madres para tener la solucion para no pasar otra noche en vela yo este libro logicamente no lo tenia en el momento que lo necesite( ya tienen 14 años) pero sí tuve la revista "ser padres" y me ayudo pues a los tres dias de poner en practica el consejo consegui dormir sin la bata puesta, pero eso si tuve que dejar llorar a mi hija cada diez minutos...buffff.pero bueno supongo que no todos los consejos valdran para todos los bebes igual.
    bikos

    ResponderEliminar
  8. Pues fijate que yo no se que decirte...justamente tengo una niña de 4 meses y hasta ahora no la he dejado llorar, he practicado el colecho porque mi hija no queria dormir en su moises, lo hemos pasado fatal, conseguimos, sin lloros que durmiera en su moises y ahora lleva ya dos noches durmiendo en su habitacion... pero aun así te digo que ya comienza a ser muy lista y sabe que consigue lo que quiere llorando o gritando, yo no quiero educarla dandole todo lo que me pide evidentemente y quiero comenzar a enseñarle que no siempre va a conseguir lo que quiere.

    Así que tampoco va a pasar nada por dejarla llorar un pelin. Yo creo que todos los extremos son malos, ni hay que darselo todo ni ser especialmente extrictos, pero a los niños a veces hay que verlos llorar (aunque nosotras suframos... y mucho!! porque hasta que no eres madre no sabes lo que duele ver llorar a un hijo...!!)para ser capaces de enseñarles y hacerlos personitas educacadas.

    Yo tengo mi prima que tiene una niña de 2 años que le deja hacer todo! la niña evidentemente será super feliz, seguro, ni traumas ni hostias, ahora! no se le puede llevar a casa de nadie porque desmonta la casa!! Eso es lo normal?? Hay que educar a los niños, y para eso hay que reñirles y decirle muchas veces "no" y verlos llorar que por eso no los quieres menos, al contrario, estas pensando en ellos y en su futuro! Además es mucho más cansado educar y enseñar y aguantar rabietas y lloros que no hacerlo. O al menos eso es lo que yo opino.


    (ahora no os tireis a mi yugular!!! ja aja aj )

    ;-)

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita.
Deja un comentario y te devolveré la visita.

ShareThis

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...